Thursday, June 16, 2011

Como ahorrar energía

Reducir nuestro consumo de energía se traduce en un ahorro para la economía familiar o personal y contribuye a disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, principal causa del cambio climático.

Cada vez que utilizamos energía producida por la quema de petróleo, carbón o gas (combustibles fósiles) emitimos gases de efecto invernadero (principalmente dióxido de carbono, CO2) y de esta forma contribuimos al calentamiento global amenazando gravemente la vida en el planeta. Por ello, es necesario reemplazar los combustibles fósiles por energías renovables (aprovechamiento del sol, el viento, cauces de agua, el calor de la Tierra) así como realizar un uso inteligente de la energía.

Aparatos Electrónicos 

No es necesario que los aparatos electrónicos estén en funcionamiento todo el tiempo (la computadora, por ejemplo). Existen aparatos que con el solo hecho de estar conectados a la corriente consumen energía, ¡aunque estén apagados! Es el caso del televisor, el aparato de sonido y otros equipos que utilizan control remoto: al estar apagados siguen consumiendo alrededor de un tercio de la energía que usan cuando están encendidos.
Lo mismo sucede con los cargadores de teléfonos celulares. Así que desconéctalos cuando estén apagados.
No todos los aparatos tienen el mismo consumo energético. La diferencia entre productos similares puede alcanzar hasta un 90%. Por ello, si piensas comprar un aparato exige información sobre su consumo energético y escoge el que menos energía requiera.

En La Cocina

  • Si necesitas comprar una cocina o un horno, elige el equipo que funciona con gas, no con electricidad.
  • Usa la olla de presión, ya que consume menos energía.
  • Tapa las cacerolas durante la cocción y baja al mínimo el fuego una vez que comience la ebullición.
  • Si usas el microondas en lugar del horno convencional ahorras hasta 70% de energía.
  • Para cocciones superiores a una hora, no necesitas precalentar el horno.
  • Aprovecha al máximo la capacidad del horno: cocina el mayor número posible de alimentos en una sola vez.
  • Al no abrir la puerta del horno innecesariamente evitarás la pérdida de al menos 20% del calor acumulado en el interior.
  • Descongela los alimentos dentro del refrigerador, alejándolos de la fuente de refrigeración.
  • El refrigerador, este electrodoméstico es el que más energía usa, seguido por el televisor y la lavadora. La eficiencia del refrigerador depende del lugar donde lo ubiques. Es importante alejarlo de fuentes de calor; por otro lado, no permitir la circulación de aire por la parte trasera del equipo incrementa en 15% el consumo de energía. Verifica que las puertas del refrigerador y del congelador cierren herméticamente; procura mantenerlas abiertas el menor tiempo posible. Si se forma escarcha, descongela el refrigerador antes de que la capa de hielo alcance 3 mm de espesor, de lo contrario tu consumo eléctrico aumentará hasta 30%. Ajusta el termostato para mantener una temperatura de 6º C en el compartimento de refrigeración y de -18º C en el de congelación.
  • Lavadora y lavaplatos, la mayor parte de la energía que consumen (entre 80 y 85%) la utilizan para calentar agua, por ello te sugerimos lavar con los programas de baja temperatura. Limpia regularmente el filtro de la lavadora y procura que trabaje a plena carga.
  • La secadora consume mucha energía; limita su uso a situaciones de urgencia. Al usarla, centrifuga previamente la ropa para aprovechar al máximo su capacidad. Y no mezcles la ropa pesada con la ropa ligera. Lo ideal es que tiendas la ropa para que se seque con el aire y el sol.
  • Si utilizas lavaplatos, no lo pongas en marcha hasta que se llene completamente.
Atención: lavar a mano con agua caliente puede resultar hasta 60% más caro que hacerlo con un lavaplatos moderno a plena carga. Al lavar a mano, mantén la llave cerrada mientras tallas los trastos y enjuágalos rápidamente (si utilizas jabón biodegradable contribuirás a la protección del medio ambiente).
 
Iluminación

  • Siempre que sea posible, aprovecha la iluminación del sol que es natural, gratuita y no contamina. 
  • Utiliza colores claros en las paredes y los techos, así aprovecharás mejor la iluminación natural. 
  • No dejes luces encendidas en habitaciones vacías. Utiliza focos fluorescentes compactos. Los focos comunes (“incandescentes”) sólo convierten en luz un 5% de la energía eléctrica que consumen, el 95% restante lo transforman en calor. Con las lámparas de bajo consumo (fluorescentes) ocurre lo contrario. Coloca focos fluorescentes al menos en los lugares donde requieres más tiempo la luz artificial. Aunque el precio de estos focos es mayor, consumen seis veces menos electricidad y duran de 8 a 10 veces más que los focos convencionales. 
  • Es recomendable no instalar focos ahorradores en habitaciones donde sea necesario encender y apagar la luz con frecuencia, pues se reduce la vida útil del producto. 
  • Para aprovechar eficientemente la luz artificial, conviene mantener limpios los focos y las lámparas.

Aire Acondicionado y Calefacción


  • Si necesitas comprar un equipo de aire acondicionado, ten en cuenta la zona climática en que vives (tal vez no lo necesites), las dimensiones de tu vivienda, su orientación y el número de personas que habitan en ella. 
  • Antes de comprar, consulta a un técnico. 
  • Asegúrate de que el modelo elegido tenga termostato con lectura numérica ya que la variación de un grado incrementa en 8% el consumo de energía. 
  • Los equipos de enfriamiento por evaporación consumen menos energía y no contienen gases destructores de la capa de ozono. 
  • Para que el sistema de calefacción o aire acondicionado sea más eficiente, aísla tu vivienda; tapa las grietas en techos, paredes y suelo (en ese orden) y evita usar espumas que contengan gases perjudiciales para la capa de ozono: hay materiales aislantes alternativos como fibra de vidrio, corcho y otros. 
  • El lugar más adecuado para situar el aire acondicionado es la parte sombreada de tu casa. En días calurosos prende el equipo antes de que tu casa se caliente y mantén las ventanas cerradas. 
  • Deja entrar el sol en invierno; en verano evítalo con persianas, cortinas o toldos. 
  • Esa misma función la cumplen los árboles de hoja caduca (caducifolios como: mapasúchil, bugambilia, jacaranda, guaje, mora, higuera) sembrados en la fachada norte de tu casa.

 







No comments:

Post a Comment

Post a Comment